Décima Generación. ¡Gracias!

dones diez años 2Hace diez años comenzamos un proyecto por el que, desde su inicio, hemos luchado por mantenerlo en pie.  En estos años, muchos factores han estado en nuestra contra, comenzando por las mismas autoridades educativas que nunca han visto en Otoch Paal un aliado para promover la enseñanza de los niños de la Zona Maya.

Sabemos que un pueblo que recibe educación, es un pueblo que sabe defender sus derechos. Un niño que recibe el Don de la lectura y el conocimiento de los números, es un niño que logrará abrirse puertas y caminar con pasos firmes en busca de un futuro mejor.

dones diez años 4Ese es nuestro objetivo: sembrar en los niños la semilla del deseo de superación, la semilla del deseo del conocimiento, la semilla del deseo de un futuro próspero no sólo para ellos, sino también para todos los que les rodena. Un futuro en el que puedan prosperar y en el que sean valorados y respetados.

Otoch Paal significa Casa de los Niños. La Casa de los Niños que un día María Montessori pensó para aquellos pequeños de una colonia falta de recursos en Roma y en donde forjó a hombres que fueron exitosos.  Así, los niños que terminan su ciclo en Otoch Paal, llevan la semilla de la prosperidad, tienen las herramientas para forjar un camino de bien en el que puedan llegar a ser felices.

dones diez años 3Gracias, comunidad de Akumal, por apoyar este proyecto y hacer que estos diez años hayan sido de logros y satisfacciones para varias familias, tanto de la comunidad como de otros lugares cercanos.

 

 

 

 

Montessori Children

Montessori observed the phenomena of “normalization,” that condition during which children showed their true nature, peacefulness, calm, and an industriousness that has come to be surprising in young children. We seek normalization in our classrooms. We discuss children as not yet normalized. We admire the normalized child who was such a handful before.

diseño en papelBy focusing, though, on the goal of the normalized child, we distance ourselves from the children at hand. Each child in our classrooms comes to us perfect, and it is our obligation to treat the child with the same love and reverence when his or her behavior is challenging as we do this idealized normalized child. Consider the normalized child who suddenly suffers a child more grace, because we have seen this child as normalized, than we do the child who has yet to overcome the simpler, hidden stressed of children’s lives. We are more forgiving. We are more compassionate. We have loved the normalized child entirely, and because we have loved her, we hurt with her and for her.

Each child deserves that same forgiveness, that same compassion; for the work each child accomplishes on the path to adulthood is exactly the work that child is to do. Montessori warned us that we could not do the work of becoming on the child’s behalf. We see children who, it seems, have everything, and it is difficult not to hold their life’s status against them when their behavior challenges us. We become angry with their parents for spoiling them or for not doing just as we have directed. We are frustrated that they don’t respond as quickly, that they are not served by the materials we have chosen for them. And in our judgment, we separate ourselves even further. It is only through empathy that we can understand the child’s life. It is only through compassion that we can serve her. We must look at the child who is standing in front of us (or lying on the ground screaming in front of us!) and see the child who is yet to come. We revere the child for her potential. We respect her for her promise. While continue to do this work, and gives foundation to our accomplishment as teachers, sometimes the most important work we do is for the child we never see change.

If we have neither sufficient experience nor love to enable us to distinguish the fine and delicate expressions of the child’s life, if we do not know how to respect them, then we perceive them only when they are manifested violently.  Maria Montessori

 

The pic shows a work  done by a 5 years old child during his English lesson.

Niños Montessori

Montessori observó el fenómeno de la “normalización”, esa condición en la que los niños muestran su verdadera naturaleza, la tranquilidad,  la calma, una laboriosidad que ha llegado a ser sorprendente en los niños pequeños. Buscamos la normalización en nuestras aulas. Discutimos sobre los niños aún no normalizados y admiramos al niño normalizado, quien era tal inmanejable antes.

diseño en papelAl centrarnos en la meta del niño normalizado, nos distanciamos de los niños que tenemos a la mano. Cada niño llega a nuestras aulas perfecto, y es nuestra obligación tratar a todos los niños con el mismo amor y reverencia, cuando su comportamiento es un reto, entonces lo idealizamos. Considere al niño normalizado que de repente sufre alguna desgracia, como puede ser un familiar enfermo, el divorcio de los padres, etc.  ¿Acaso le daremos más atención o nos parecerá especial porque lo hemos visto ya normalizado? ¿Será diferente de aquel niño que no ha alcanzado la normalización?  ¿Seremos más tolerantes, más compasivos? Nos ha encantado el niño normalizado y es por eso que lo amamos y compartimos su dolor.

Cada niño merece ese mismo perdón, esa misma compasión; porque el trabajo del niño es precisamente recorrer el camino para convertirse en adulto, esa exactamente es su 0bra. Montessori nos advirtió que no podíamos hacer el trabajo de convertirlo en hombre. Vemos niños que, al parecer, tienen de todo y es difícil no anteponer ese estatus de vida ante nosotros cuando su comportamiento nos desafía. Nos enojamos con sus padres por mal educarlos y no hacer las cosas como hemos indicado. Nos sentimos frustrados de que ellos no respondan tan rápidamente como deseamos, o por que los materiales que hemos elegido para los niños no les sirvan.  Debido a nuestro juicio nos separamos aún más del niño. Es sólo a través de la empatía que podremos entender la vida del niño. Sólo podremos servirle a través de la compasión. ¿Debemos mirar al niño que está de pie en frente de nosotros (o ¡tirado en el suelo gritando delante de nosotros!) o ver al niño en el que se convertirá? Nosotros veneramos al niño por su potencial. Nosotros lo respetamos por la promesa en la que se convertirá. Ser testigos de la normalización del niño, nos sirve, nos motiva para continuar este trabajo y nos da fundamentos en nuestro acompañarlo como maestros; a veces, no nos toca ver los cambios que se lograr debido al trabajo que hacemos con el niño.

Si no tenemos suficiente experiencia ni suficiente amor que nos permitan distinguir las finas y delicadas expresiones de la vida del niño, si no conocemos la forma de respetarlo, entonces no seremos capaces de percibir otra cosa que sus manifestaciones violentas.  María Montessori

La fotografía muestra un diseño realizado por uno de los pequeños de cinco años en la clase de Arte/Inglés.

Décimo aniversario

6 de enero de 2006.  El proyecto de Otoch Paal se hacía realidad.

Todos los sueños se vieron materializados cuando los niños comenzaron a entrar por la reja de madera construida por los padres, caminando  a  un ambiente levantado por manos trabajadoras de la misma comunidad para poder ofrecer a los niños un lugar donde iniciar su educación, después de un año de arduo trabajo para capacitar a algunas madres de la misma comunidad como Guías Montessori de Casa de los Niños.

diez años otochTal como la Dra. Montessori lo hiciera un 6 de enero, pero en el año de 1907, Otoch Paal, como San Lorenzo, era un lugar lleno de sueños y deseos de transformación de la comunidad.  Un lugar que ofrece al niño un ambiente preparado para su desarrollo, contando con poquísimos recursos económicos, poco o nulo apoyo por parte de las instituciones gubernamentales pero con la fe de personas y compañías comprometidas con la educación para los menos favorecidos por la sociedad.

Otoch Paal comenzó con un ambiente de Casa de los Niños para 20 pequeños en un terreno que parecía un desierto: sascab y el aula que los albergaba. En la actualidad, es una escuela con dos amplios ambientes de Casa de los Niños, uno de Comunidad Infantil, y uno de inglés en donde se encuentran todos los Materiales de Desarrollo Montessori; verdes jardines, una granja, parcelas y un hermoso kiosko para realizar diversas actividades al aire libre bajo la fresca sombra.

diez años otoch paalHa la fecha, Otoch Paal cuenta con la incorporación a la Secretaría de Educación, y el aval de la Asociación Montessori Internacional.  La Directora del Centro cuenta con certificado de Guía Montessori AMI y todas las Guías y Co-guias constantemente son entrenadas y supervisadas por la Entrenadora AMI Gabriela Ortega.

Gracias a este proyecto, las familias que pertenecen a este Centro Comunitario Maya de Akumal han podido ofrecer a sus hijos no sólo una educación preescolar sino, como la Dra. Motnessori lo planteó desde hace más de un siglo, una “Educación para la Vida”, formando una sociedad por cohesión en la que todos participan, todos son responsables y todos se ven beneficiados por el trabajo y la unión en colaboración.  Las cuotas que se reciben son utilizadas para el pago de los salarios del personal y el mantenimiento así como  mejoras de las instalaciones y materiales;  muchos de los recursos son donados por instituciones que han sido base y sostén del proyecto.

diez años otochpaalEl proyecto sigue en pie y con deseos de crecer.  Desde hace tres años están listos los planos y construidos los cimientos para los ambientes de Taller (primaria).  Los donadores están también listos para seguir apoyando económicamente la construcción; sin embargo, por problemas burocráticos el proyecto no ha podido continuar debido a los desacuerdos y falta de interés por las autoridades municipales y estatales. Dependiendo de la administración en curso, así se reciben las aceptaciones o restricciones del uso de suelo. Una vez más, la educación de los niños, que debiera ser obligación del Estado, está en manos de la sociedad sin fines políticos o religiosos, sin más deseo que ofrecer un futuro de libertad intelectual a los niños, para crear seres humanos conscientes, responsables y respetuosos del mundo en que vivimos.

Felicidades a todas las personas que día con día a lo largo de estos diez años trabajan para lograr que esta tarea se cumpla.  Agradecemos a todas las personas e instituciones que han apoyado a Otoch Paal para ofrecer una educación de primera calidad a todos los niños, sin importar el nivel social que ocupen.

6 de enero  1907  Casa dei Bambini San Lorenzo, Roma

6 de enero 2006  Centro Comunitario Maya Otoch Paal, Akumal

otoch paal guias diez años

Children are not complicated…

globos de pazSeptember 21st we celebeated the International Day of Peace. It was very joyfull to listen to the kids voices when they read theis messages of peace and then sent them to the blue sky.  Children are always looking for happiness, that is their natural way of living in harmony and peace. It is us, the adults who complicate the situations.

In this post we want to share a text written by Catherine McTamaney.  A beautiful reflexion to see that everytime is a good time to take good opportunities.

How complicated are the children. Really? We can track their development, predict emerging skills, judge their growth spurts, and chart their progress. Doesn’t it all look pretty much the same in the end? Children come to us, they learn with us, they move on. Three-year-olds become four-year-olds. Four-year-olds become five-year-olds. And so on.  And on.  And on.

mundo de pazOver time, over children, we grow more comfortable in what to expect, and so can better understand the child whose development is surprising. But in that comfort, we can sometimes project on to children what we expect of their development, when we should be responding to it because we have seen it concretely in each child. Don’t the children all become wild in the spring? Isn’t December always a difficult month? Doesn’t the best work of the year happen in January and February? Perhaps, Maybe not.

celebranzo la pazRemember the secret of childhood? What is the secret? That inner drive that push that we cannot perceive, that we can no longer understand because we are no longer children. In our loss of words, we seek other ways to demystify children. We track and predict and judge and chart. We put children’s development onto clearly defined, carefully laid-out spread-sheets for their parents to understand. We justify. Checklists are easier for teacher to complete. They are easier for parents to understand. But what about the details that don’t fit into the boxes? We overlook the unique wonderment of each child by focusing instead on the predictors that we have chosen. We come up with our list of the individual traits that we value, and we check off when the child has shown them, and so abdicate our duty to continue to try to perceive the uncountable galaxies within each child.

deseos de paz al vientoIf we are unable to easily give details, if It is too difficult or time consuming to describe the unique wonderment of each child, we are not paying close enough attention. Montessori is based on the attention to each individual. Children come before our manuals. We should know, at any moment, the endless ways in which two children are different, or we are not watching carefully enough. Using a checklist for its simplicity has its merits. But don’t pretend that children are simple. Leave space for the unexpected, and know that every child is unexpected.

The secret of good teaching is to regard the child’s intelligence as a fertile field in which seed may be sown, to grow under the heat of flaming imagination. Maria Montessori.

Los niños no son complicados…

globos de pazEl 21 de septiembre celebramos el Día Internacional de la Paz.  Fue muy emotivo escuchar las voces de los niños, leer sus mensajes y lanzarlos al viento.  Los niños buscan la felicidad, buscan la armonía, saben vivir la paz de manera natural, pero, recordemos que los niños nos observan e imitan lo que nosotros les mostramos.  Es así como el adulto va complicando las situaciones.  En esta ocasión queremos compartir un texto escrito por Catherine McTamaney.  Una linda reflexión de cómo cada momento es un punto de oportunidad.

“El secreto de la buena enseñanza, es considerar la inteligencia del niño como
un campo fértil  en el que la semilla puede ser sembrada,
para poder crecer bajo el calor de la llama de la imaginación.” María Montessori.


mundo de paz¡Qué complicados son los niños!  ¿En serio?  Podemos rastrear su desarrollo, predecir las habilidades emergentes, juzgar sus brotes de crecimiento y trazar su progreso. ¿No hace que todo parezca más o menos igual al final?  Los niños vienen a nosotros, aprenden con nosotros y se van. Tres años de edad que se convierten en cuatro años. Cuatro años de edad que se convierten en cinco años. Y así, etcétera, etcétera, etcétera.

Con el tiempo, mientras más trabajamos con los niños, vamos creciendo sintiéndonos más cómodos con nuestras espectativas, y así podemos entender mejor al niño cuyo desarrollo es sorprendente. Pero en ese confort, a veces podemos proyectar a los hijos basándonos en lo que esperamos de su desarrollo, cuando en realidad deberíamos estar respondiendo a ese desarrollo, porque lo hemos visto concretamente en cada niño. No todos los niños tienen la misma actitud ante la primavera.  No es siempre diciembre un mes difícil. ¿Acaso siempre el mejor trabajo del año ocurre en enero o febrero? Tal vez, tal vez no.

celebranzo la pazRecuerda el secreto de la infancia, ¿cuál es el secreto? Es esa unidad interior que empuja y que no podemos percibir, que ya no podemos entender porque  ya no somos niños. En nuestra pérdida de palabras, buscamos otras formas de desmitificar a los niños. Hacemos un seguimiento y predecimos y juzgamos, hasta graficamos. Ponemos el desarrollo de los niños en cuadros claramente definidos,  cuidando el montaje de técnicas repartidas para que los padres entiendan. Nos justificamos. Las listas de verificación son más fáciles de compilar para el profesor y es más fácil que los padres las entiendan. Pero, ¿qué pasa con los detalles que no encajan en los cuadros predispuestos? Pasamos por alto la maravilla única de cada niño, centrándonos en cambio en las predicciones que hemos elegido. Nos encontramos con nuestra lista de los rasgos individuales que valoramos y comprobamos cuando el niño los ha mostrado y así abdicamos a nuestro deber de seguir  al niño para tratar de percibir las galaxias incontables que habitan dentro de cada niño.

deseos de paz al vientoSi no somos capaces de dar fácilmente los detalles, si es demasiado difícil o requiere mucho tiempo para describir la maravilla única de cada niño, no estamos prestando suficiente atención. Montessori se basa en la atención a cada individuo. Los niños vienen ante nuestros manuales. Debemos saber, en todo momento, las infinitas maneras en que dos niños son diferentes, o no estamos viendo con suficiente cuidado a cada individuo. El uso de una lista de verificación para su simplicidad tiene sus méritos. Pero no pretendamos que los niños sean simples. Dejemos espacio para lo inesperado, y es importante saber que ¡cada niño es inesperado!

145° Aniversario del Natalicio de María Montessori

Un día como hoy, pero de 1870, nació María Montessori.  Ya 145 años de su nacimiento y 108 años de la apertura de la primera Casa de los Niños, la Filosofía Montessori nos acompaña en más de 22,000 escuelas por todo el mundo.  Las enseñanzas de la Dra. Montessori han sembrado en cada una de las Guías que son entrenadas para seguir esta pedagogía el amor y respeto por el niño, llegando a la comprensión de que sólo el niño es el que puede construir un mundo mejor, en el entendido de que es el Niño quien construye día a día al Hombre.

Te invitamos a leer su biografía siguiendo este enlace: ¿Conoces a María Montessori? Biografía.

Festejemos pues este 145° Aniversario del Natalicio de María Montessori leyendo una reflexión tomada del libro “El Tao Montessori” escrito por Catherine McTamaney:

En su esencia, el método Montessori es una estructura bastante simple. Sigan al niño. Preparen el Ambiente. De lo simple a lo complejo. De lo concreto a lo abstracto. Lógico, simple, poco sofisticado.

Se necesita conocer lo complejo para saber cómo simplificarlo. Se necesita conocer lo abstracto para poder conocer lo concreto. ¿Nos alejamos de nuestros programas de formación de docentes para entender la complejidad? ¿Deberíamos?

guia presentando letrasPara muchos de nosotros, los entresijos de Montessori son demasiado para digerir en el poco tiempo que tenemos que completar nuestro entrenamiento. Nos aferramos a nuestros manuales, con la esperanza de que en la práctica regular de estos rituales, vayamos a entender su propósito místico. Repetimos lecciones en la secuencia exacta que nos han enseñado, guardamos tiempo con la esperanza de que la práctica vaya a arrojando luz sobre las sombras.

Muy bien, entonces, hay que aferrarse tal como el hombre que cae al agua se aferra a lo que pueda para sobrevivir manteniéndose a flote, sin perder de vista el barco. Debes ser capaz de mantener tu cabeza fuera del agua, sin perder la raíz si pero moviéndote siempre hacia adelante.

Lee más. Aprende más. Mantente fiel al texto original y vuelve a leer de nuevo. Sé dueño de tu conocimiento, descubre el origen en lugar de escuchar y hacer caso de los rumores y las historias de otros exploradores.

Si no continúas aprendiendo, más allá del momento en el que cuelgas tu certificado en la pared, tendrás sólo las voces de los profesores que te guiaron. La enseñanza Montessori precisa de reflexión, necesita tiempo para procesar, y es necesaria la vida que pasa para continuar con la práctica. Si nunca te has cuestionado tu entrenamiento, no sabrás en qué nuevas voces confiar. Cuando busques consejos, es necesario primero saber no sólo lo que crees, sino por qué lo crees. Tu aprendizaje, también, va a ir de lo simple a lo complejo, de lo concreto a lo abstracto. Tus álbumes son simples. Tus álbumes son concretos. Finalmente, debes moverte más allá de ellos en la comprensión real de cómo funciona Montessori, pero sobre todo, de por qué Montessori funciona.
Sin esa comprensión, estamos pisando agua.

Lo primero que se requiere de un maestro es que esté determinadamente dispuesto a cumplir su tarea.
María Montessori.

Grace and courtesy: education for peace

regar plantas-gemelas

The art of conveying the grace and courtesy is a real education for peace. It is a lifestyle, a way of being, it comes in a natural way when practiced daily as part of life itself .

In Montessori, children are in contact with a world of calm, receiving example of good manners and making

activities that transmit their love for life and respect for the environment around them.  It is an Education for Life, children grow generating positive energy that is regenerated when they get in touch with other children.

Grace and courtesy are seeds that germinate in school fed by the environment in which they grow. Grace and courtesy are, without a doubt, seeds sown at home that will give fruit if they are maintained with love.

 

Lo esencial de la vida

regar plantas-gemelasEl arte de transmitir la gracia y la cortesía es una verdadera educación para la paz.   Es un estilo de vida, una forma de ser, viene natural cuando se practica todos los días como parte de la vida misma.

En Montessori, los niños entran en contacto con un mundo de calma, recibiendo ejemplo de buenos modales y realizando
actividades que les transmiten amor por la vida y respeto por el ambiente que les rodea, crando así una Educación para la Vida, generando energía positiva que se regenera cuando entran en contacto con otros niños.

La gracia y la cortesía, son semillas que germinan en el colegio alimentadas por el medio ambiente en el que crecen.  La gracia y la cortesía son, sin lugar a dudas, semillas que se siembran en casa y darán frutos si son cuidadas con amor.

Vida práctica

Cuando lo cotidiano se torna especial

usando un exprimidor profesionalLos ejercicios de Vida Práctica tienen un significado profundo en el desarrollo de la Educación Montessori, pero también, son de los más amados por los pequeños pues les hace sentir útiles, apreciados y sobre todo ¡muy divertidos!

cucharear arrozCada uno de los ejercicios que componen el área de Vida Práctica desarrollan una habilidad física que se desarrolla por medio de los ejercicios musculares que específicamente se proponen en cada ejercicio.  El desarrollo de la motricidad, tanto fina como gruesa, es uno de los principales objetivos de estos ejercicios, pero también están involucrados otros aspectos, como por ejemplo el pertenecer a un grupo de amigos, por lo que también las habilidades sociales se ven enriquecidas.

cooking003Cuando el niño entra en contacto con un ambiente natural, como si estuviera en casa, se siente con la confianza de movimiento que le permite ser “dueño” de la situación. El realizar cada uno de los ejercicios que componen estas actividades comporta también desarrollar un rol, como en un juego, lo que lo torna divertido.  Cada vez que un niño tiene la oportunidad de poder participar en alguno de los ejercicios que pertenecen a esta área:  arreglar floreros, limpiar plantas, lavar la loza, lavar ropa, regar macetas, ser “mesero” de la “mesa elegante”, lavar al bebé, lavarse las manos, doblar trapitos, coser, cucharear granos, verter líquidos con goteros o con embudos; en fin, hay un sin fin de ejercicios que se proponen para desarrollar diferentes ciclos de trabajo que involucran el desarrollo de aspectos motores e intelectuales como por ejemplo: motricidad fina, motricidad gruesa, control de movimiento, aumento de tono muscular, aumento de capacidad de atención, aumento de tiempos de concentración, tolerancia a la frustración, aceptación del error, entre otros.

machacando frijolesCada vez que un pequeño toma el rol que le implica el ejercicio, transforma el juego en trabajo, le da sentido a su movimiento, satisface sus necesidades de contacto con elementos de la naturaleza como el agua, la tierra, las plantas, aumenta su autoestima al ser apreciado por los amigos con los que comparte, pero sobre todo, vive su niñez de manera divertida mientras se desarrolla buscando nuevos retos y mayores dificultades.

En El método de la pedagogía científica, la Dra. Montessori escribió:  “Los ejercicios de vida práctica transportan la conciencia viva del niño a las diferentes acciones que ejecuta durante el día y de eso resulta una influencia recíproca: el análisis ayuda a la síntesis en sus aplicaciones y viceversa”.  Y escribe también”ayudan a perfeccionar al niño, a tranquilizarlo, a hacerlo obediente, atento a sus propios movimientos, capaz de mantener silencio y recogimiento”.

Su semblante tranquilo nos dice que se sienten felices, satisfechos de poder lograr los retos que estas actividades les dan.