Archivo de Abril 2013

The secret of childhood: normalization and deviations

I have found this interesting conference given by Dr. Sheafer Zener.  There is a Spanish translation available in our Spanish section.

THE SECRET OF CHILDHOOD:

Normalization and Deviations

Lecture given by Dr. Rita Shaefer Zener, on the AMI 3-6 course

Nakhon Pathon, Thailand, April 2006

Permission given to Michael Olaf Company for reprinting

Introduction of the concept Normalization

At the beginning of her educational career in San Lorenzo, Rome, Dr. Montessori was moved many times by what she observed the children doing. She wondered if their accomplishments were “the work of angels”. She would say to herself,

I won’t believe this time. I will wait until the next time to believe.  (The Secret of Childhood).

After 40 years of work, spreading her scientific pedagogy around the world, Dr. Montessori was willing to say that

Normalization is the single most important result of our work.  (The Absorbent Mind, p. 204).

She had given up all her other work—medicine, anthropology, psychology, and even prestigious positions to lecture in Universities—in order to concentrate on bringing this message to the people of the world.

The message is that there is much more to childhood than is currently recognized. She saw the normalized child as a new level of humanity. Children all over the world and in all socioeconomic levels have exhibited this new level of humanity. The normalized children possesses a unique character and personality not recognized in young children.

Normalization is a technical word borrowed from the field of anthropology. It means becoming a contributing member of society. Dr. Montessori used the term normalization to distinguish one of the processes that she saw in her work with the children at San Lorenzo in Rome. This process, the process of normalization, occurs when development is proceeding normally. She used the word normalization so that people would think that these qualities belonged to all children and were not something special just for a few.

When does normalization appear?

Normalization appears through the repetition of a three step cycle. The building of character and the formation of personality that we call normalization come about when children follow this cycle of work.

(1) Preparation for an activity which involves gathering together the material necessary to do the activity. The movement and the thought involved in the preparation serves to call the attention of the mind to begin to focus on the activity.

(2) An activity which so engrosses the child that he reaches a deep level of concentration. This step is what all educator and parents recognize as important for education.

(3) Rest, which is characterized by a general feeling of satisfaction and well-being. It is thought that at this point some inner formation or integration of the person takes place.

In our Montessori groups, we see this third step as the time a child is putting away the materials, perhaps talking with friends, and is exhibiting a aura of satisfaction with himself and the world. We recognize this cycle as the normal work cycle in a Montessori environment.

A Philosophy of Normalization

Dr. Montessori explained the process of normalization philosophically as well as practically. She borrowed the term, horme, from Sir Percy Nun, an English philosopher. Horme refers to life force energy. It can be compared to the elan vital of Henri Bergson or the libido of Sigmund Freud or even to religious terms, the Holy Spirit.

Horme is simply energy for life. It must stimulate and activate the individual because that is its nature. When the child is surrounded by plenty of suitable means (work of development) for using this energy, then her development proceeds normally.

Characteristics of Normalization

There are many personality types of course. However, when children enter the process of normalization the same characteristics appear.

There are four characteristics that are a signal that the process of normalization is happening:

(1) Love of work

(2) Concentration

(3) Self-discipline

(4) Sociability.

All four characteristics must be present for us to say that a normalized type common to the whole of mankind is appearing—no matter how brief the appearance of the characteristics. The process is usually invisible to us because the process of normalization is hidden by characteristics not proper to the child.  (The Absorbent Mind, p. 202)

Love of Work.

The first characteristic of the process of normalization is love of work. Love of work includes the ability to choose work freely and to find serenity and joy in work.  (The Absorbent Mind, p. 202)..

In the fall I like to observe new three-year-olds who were phased in during the month of September. Some of them have six weeks or so in the group and have their little routines of the work that they love. Some still have no clue about “their work”. Kindly and experienced adults lead them into various activities. Some of the activities evoke concentration but most of them do not. It usually isn’t’t until the child has learned to do several orderly activities that the missing element of choice will enter the child’s work life.

Concentration

The second characteristic of the process of normalization is concentration. Concentration appears as individual children in a group became absorbed in their work—each one in a different, freely chosen activity.

To help such development, it is not enough to provide objects chosen at random, but we [teachers] have to organize a world of ‘progressive interest’.  (The Absorbent Mind, p. 206).

We must continue to present the next appropriate challenge. The frequency of continual periods of intense concentration will depend on the child and on the teachers’ knowledge and attitudes about guiding the process of normalization.

Self-discipline

The third characteristic of the process of normalization is self-discipline. Self-discipline refers to persevering and completing cycles of activity that are freely begun.

Dr. Montessori says: After concentration will come perseverance . . . It marks the beginning of yet another stage in character formation . . . It is the ability to carry through what he has begun. The children in our schools choose their work freely, and show this power unmistakably. They practice it daily for years.  (The Absorbent Mind p. 217)

Sociability

The fourth characteristic of the process of normalization is sociability. Sociability refers to patience in getting the materials one wants, respect for the work of others, help and sympathy for others, and harmonious working relationships among members of the group.

There is only one specimen of each object, and if a piece is in use when another child wants it, the latter—if he is normalized—will wait for it to be released. Important social qualities derive from this. The child comes to see that he must respect the work of others, not because someone has said he must, but because this is a reality that he meets in his daily experience.  (The Absorbent Mind, p. 223).

Sociability also refers to the human response to turn to other people after finishing a job. If the work when well, then the social interactions are “colored” by the emotional satisfaction of the job.

 

Introduction of the concept Deviations

At the same time that Montessori was distinguishing the process of normalization she distinguished another process which she called deviations. She saw that the process of normalization and deviations is going on all of the time. It is what children are engaged in.

If you do not like the word deviations in referring to human beings, one option is to think of deviations as defenses. We are all familiar with the idea of being defensive. Another option is to think of a deviation as a detour. In Italian as in Spanish the word desviaciones refers to a detour in the road. Deviations or detours in development result from road blocks in the developmental process.

I like to think that hormic energy, or life force energy, runs through us like a crystal clear river. If the energy runs smoothly without barriers and stays within its river banks, we see normalization. If this river, this force is repressed and not allowed to flow in its normal channel, it will seek other ways to move.

The hormic energy may be damned up for a while producing an artificial passivity. Every now and then the dam will let loose a big burst of energy. The emotion that comes with that burst of energy may cause turbulence in the person’s life. If energy is held in, The life force energy cannot be expressed in ways appropriate to the situation.

On the other hand if the river banks are not well defined, the water can spread too thin over the countryside. Just so, the hormic energy without any boundaries can spread out too thin and over too large an area of life. If the child has insufficient order or limits in his life then there is not enough life force to carry out anything much. The horme is dissipated.

The Process of Deviations

This process is not one big drama. It is the drama of everyday life. When the horme can’t go in the normal three step cycle for the building of a person then it moves into these other cycles that we call deviations or detours. The child feels threatened and reacts to save herself. She has to defend herself.

A deviation is a defense created when development cannot proceed in a normal way. All children have some deviations. If they are not straightened out, they will become worse in time. Dr. Montessori says that the defects in adults can be traced back to a lack of development in the first years of life.

There are many Types of Deviations

Dr. Montessori has categorized deviations in several ways. It is interesting to see how she reaffirms their presence while giving them different titles. There is overlapping between the various categories. However, each order she places them in gives us much to think about.

(1) Deviations Fostered by Adults

By the time a child is three years old, deviations are so common that many of them are fostered by adults and thought to be normal for children. For example: some adults find these characteristics desirable states of being: over-affectionate attachment to persons, submissiveness, play, laziness, overeating, and instability of attention.

By now the psychic energy is separated from the movements of the child from lack of purposeful activities in the environment. This type of adult often abandons the child to her toys, the television, or the computer. True, toys stimulate activity, but usually it is like a flash and once used then the toy no longer can give the same attraction.

The child’s immaturity in the real world and the excess of unused psychic energy combine to form an unreal world where the child can alleviate her boredom and discomfort. She becomes like the adult who is not content unless she is being entertained constantly. So easy it is to foster this deviation and heap toy after toy upon the poor child while denying her part as a worker in the family.

For some children the way to feel safe is to hang onto an adult or an older child. She is the one whose movements have been supplanted by others so many times that her drive to independence is thwarted. It is as if she doesn’t’t know herself apart from the other, even after the age when she should. This too is an easy deviation for some to foster when that affection fills avoid in the other’s life.

(2) Deviations Not Fostered by Adults

Some deviations, while thought to be normal, are not likely to be deliberately fostered. They are likely to be corrected. Messiness, disobedience and quarreling are so common as to be though normal. The lazy child or the inhibited child who outwardly appear to do little are constructing a thick inner wall of defense to keep out the external world. We are all aware of adult negative reactions to these behaviors.

Deviations as Fugues

In The Secret of Childhood she talks about deviations as being fugues and barriers. A fugue is a running away, a taking refuge, often hiding away as one hides ones real energies behind a mask. These are the children who are never still, but their movements are without purpose. They begin an action, leave it unfinished, and hurry on to the next. They fancy toys only to throw them away. They become conditioned to the need to be entertained.

Deviations as Barriers

A barrier is an inhibition which is strong enough to prevent the child from responding to her surroundings. It shows itself as disobedience or obstinacy. Teachers may suspect the child’s intelligence because this deviations keeps away the things that would promote growth.

The most common of the barriers produce the following deviations: dependence, possessiveness, power craving, inferiority complex, fear, lying, and psychosomatic illness.

Deviations Shown by the Strong and Weak

In The Absorbent Mind she talks about deviations shown by the strong, meaning those who resist and overcome the obstacles they meet, and deviations shown by the weak, meaning those who succumb to unfavorable conditions.

The Strong

Defects of the strong are capriciousness, tendencies to violence, fits of rage, insubordination and aggression. They are also disobedient and “destructive”, possessive, and unable to concentrate. They have difficulty in coordinating their hands. They are generally noisy, unkind, and often greedy at the table.

The Weak

Defects of the weak are passiveness, indolence, crying, trying to get others to do things for them, wishing to be entertained, and easily bored. They find the world frightening and cling to adults. They may refuse to eat, have nightmares, fear the dark, and have psychosomatic illnesses.

The Role of the Adult

Observation

We realize that in the early years there will be many spontaneous expressions of normality even when the environment is very bad or the obstacles very great. The vital energy returns to the surface again and again. The child must continuously struggle alone because no one recognizes and assists his bid for life. The child may become engulfed in her deviations.

Lay aside pride and anger

The child needs help, more than just physical care. She needs the adult who knows humility rather than pride; patience instead of anger. Yet the common defects of the adult are pride and anger. The adult is easily impatient when he is with a child. He doesn’t understand how life needs to grow. He wants the child to submit. He doesn’t recognize goodness. He can’t give confidence.

The educator has to rid himself of his anger before he can put the child’s need first. He must:

(1) know himself

(2) educate himself in his work

(3) give appropriate help

All these disturbances came from a single cause, which was insufficient nourishment for the life of the mind.  (Absorbent Mind, 182 in Cleo Press edition).

To give appropriate is two pronged:

Interrupt the deviated cycle whenever it appears because it isn’t helping development.

Offer interesting activities to use up the psychic energy in a productive way.

Neither kindness nor severity help. It is the return to the normal work cycle that is self-healing.

The appearance of normalization is explosive. It must be protected. It happens in a single moment. In that moment the deviations are gone, vanished. The child is as she is. That is the first observation task of the adult. Learn to see, protect, and guide those moments. NEVER interrupt them while the concentration lasts.

These normalizing events are triggered by a certain situation. It has been found a characteristic reaction of children throughout the world. A return to a life of normality begins with just one event. Just as long ago the defense mechanism began with one incidence and then proceeded to become a fixed response.

In the 3 to 6-year-age span, we are not talking so much about a personality change. At this tender age, the personality is still in the soft, formative stage. During these years he must organize the embryonic development of many parts that were developed separately. The new child is really a true personality being allowed to develop normally.

Now we can begin our work. As these moments become more frequent and the concentration more lasting, the child may give up using her old defenses. It is not by reason, nor by threat, nor by begging that she does so. She just doesn’t need them anymore because she has less to repress now.

Why is it apparently easier for some children than others? Apparently some have had to repress less, and their normal responses are not so buried. Some have learned to accept reasonable limits to their behavior. They have some control over their impulses.

But in all children, and in us, the life force is there to be found and used in a productive way.

Normalización. El secreto de la infancia

Navegando por la red, encontré esta conferencia ofrecida por la Dra. Rita Sheafer Zener en el 2006 . Comparto con ustedes la traducción. La original en inglés la pueden leer en la sección reservada para publicaciones en ese idioma.

EL SECRETO DE LA INFANCIA:

Normalización y desviaciones

Conferencia impartida por la Dra. Rita Shaefer Zener, en campo de AMI 3-6

Nakhon Pathon, Tailandia, abril de 2006

La introducción del concepto de normalización

Al principio de su carrera educativa en San Lorenzo, Roma, la Dra. Montessori fue muchas veces motivada por lo que observó que los niños hacían. Se preguntó si sus logros fueron “la obra de los ángeles”. Ella decía a sí misma:

“No lo puedo creer esta vez. Voy a esperar hasta la próxima vez para poder creer.”  (El secreto de la Infancia).

Después de 40 años de trabajo, difundiendo su pedagogía científica alrededor del mundo, la Dra. Montessori estaba dispuesto a decir que:

“La normalización es el resultado más importante de nuestro trabajo. “ (La Mente Absorbente)

Ella había perdido todas sus trabajos: la medicina, la antropología, la psicología, e incluso posiciones de prestigio para dar conferencias en las universidades con el fin de concentrarse en llevar este mensaje a los pueblos del mundo.

El mensaje es que hay mucho más en la infancia de lo que se reconoce actualmente. Vio al niño normalizado como un nuevo nivel de la humanidad. Los niños de todo el mundo y en todos los niveles socioeconómicos han exhibido este nuevo nivel de la humanidad. Los niños normalizados posee un carácter único y la personalidad no se reconoce en los niños pequeños.

La normalización es un término técnico tomado del campo de la antropología. Esto significa llegar a ser un miembro útil de la sociedad. La Dra. Montessori utilizó el término normalización de distinguir uno de los procesos que ella vio en su trabajo con los niños de San Lorenzo en Roma. Este proceso, el proceso de normalización, se produce cuando el desarrollo se está llevando a cabo normalmente. Ella usó la palabra normalización para que la gente pudiera pensar que estas cualidades pertenecen a todos los niños y no eran algo especial sólo para unos pocos.

¿Cuándo aparece la normalización?

La normalización aparece a través de la repetición de un ciclo de tres pasos. La construcción del carácter y la formación de la personalidad.  Lo  que llamamos normalización se producen cuando los niños siguen este ciclo de trabajo.

  1.  Preparación para una actividad que consiste en reunir el material necesario para realizar la actividad. El movimiento y el pensamiento involucrado en la preparación sirve para llamar la atención de la mente para comenzar a centrarse en la actividad.
  2. Una actividad que absorbe el niño que llega a un nivel profundo de concentración. Este paso es lo que todo educador y los padres reconocen como importantes para la educación.
  3. El descanso, el cual se caracteriza por una sensación general de satisfacción y bienestar. Se cree que en este punto una cierta formación interna o la integración de la persona se lleva a cabo.

En nuestros grupos Montessori, vemos este tercer paso como el tiempo que el niño está guardando los materiales, tal vez hablar con los amigos, y exhibe un aura de satisfacción consigo mismo y con el mundo. Somos conscientes de este ciclo como el ciclo normal de trabajo en un ambiente Montessori.

Una filosofía de Normalización

La Dra. Montessori explicó el proceso de normalización filosófica, así como en la práctica. Pidió prestado el término, horme, de Sir Percy Nun, un filósofo Inglés. Horme refiere a la energía de fuerza vital. Se puede comparar con el élan vital de Bergson o la libido de Freud, o incluso al término religiosos:  el Espíritu Santo.

Horme es simplemente energía para la vida. Se debe estimular y activar al individuo porque esa es su naturaleza. Cuando el niño está rodeado de un montón de medios adecuados (trabajo de desarrollo) para el uso de esta energía, entonces su desarrollo procede normalmente.

Características de Normalización

Hay muchos tipos de personalidad. Sin embargo, cuando los niños entran en el proceso de normalización hay ciertas características que aparecen en todos ellos.

Hay cuatro características que son una señal de que el proceso de normalización está ocurriendo:

  1. Amor de trabajo
  2. Concentración
  3. La autodisciplina
  4. La sociabilidad.

“Las cuatro características deben estar presentes para que podamos decir que un tipo normalizado común para el conjunto de la humanidad es que aparecen-por breve que sea la aparición de las características. El proceso suele ser invisible para nosotros, porque el proceso de normalización está oculto por las características no adecuadas para el niño. “ (La Mente Absorbente)

Amor al trabajo.

“La primera característica del proceso de normalización es el amor al trabajo. Amor al trabajo incluye la posibilidad de elegir libremente el trabajo,  encontrar la serenidad y la alegría en el trabajo.” (La Mente Absorbente

En el otoño me gusta observar a los niños nuevos de tres años de edad  que han comenzado en el mes de septiembre. Algunos de ellos tienen seis semanas más o menos en el grupo y tienen sus pequeñas rutinas del trabajo, rutinas que les gustan. Algunos todavía no tienen ni idea acerca de “su trabajo”.  Adultos bondadosos y con experiencia los guían a diversas actividades. Algunas de las actividades evocan concentración, pero la mayoría de ellos no lo hacen. Por lo general,  hasta que el niño ha aprendido a hacer varias actividades ordenadas, es cuando el elemento que falta, la  elección por deseo propio, entrará en la vida del niño.

Concentración

La segunda característica del proceso de normalización es la concentración. La concentración aparece en niños individuales dentro de un grupo. Uno a uno va mostrándose absortos en su trabajo, cada uno en una actividad diferente, libremente elegida.

“Para ayudar a este desarrollo, no es suficiente  proporcionar objetos elegidos al azar, sino que nosotros [los maestros] organizamos un ambiente preparado en donde encuentran “interés progresista” (La Mente Absorbente).

Para lograr el reto, tenemos que seguir la frecuencia de los períodos continuos de intensa concentración, que dependerá del niño y del conocimiento de los profesores, así como de  las actitudes acerca de la orientación del proceso de normalización.

Autodisciplina

La tercera característica del proceso de normalización es la auto-disciplina. La autodisciplina se refiere a los ciclos perseverantes que completan la actividad que ha comenzado libremente.

La Dra. Montessori dice: “Después de la concentración vendrá la perseverancia. . . Esto marca el comienzo de una nueva etapa en la formación del carácter. . . Es la capacidad de llevar a través de lo que él ha comenzado. Los niños en nuestras escuelas deben elegir libremente su trabajo.  Este poder se muestra, sin lugar a dudas,  diariamente durante años.”  (La Mente Absorbente)

Sociabilidad

La cuarta característica del proceso de normalización es la sociabilidad. La sociabilidad se refiere a la paciencia para conseguir los materiales que uno quiere, el respeto por el trabajo de otros, la ayuda y la compasión por los demás y las armoniosas relaciones de trabajo entre los miembros del grupo.

Sólo hay un ejemplar de cada objeto, y si una pieza está en uso cuando otro niño lo quiere, el último -si se normaliza- esperará a que sea puesto en su lugar. Importantes cualidades sociales se derivan de esto. El niño llega a ver que tiene que respetar el trabajo de los demás, no porque alguien ha dicho que debe hacerlo, sino porque se trata de una realidad que se reúne en su experiencia diaria.  (La Mente Absorbente).

La sociabilidad se refiere también a la respuesta de otras personas después de terminar un trabajo. Si el trabajo está bien, entonces las interacciones sociales tienen el tinte de la satisfacción emocional del trabajo.

Introducción de las desviaciones concepto

Al mismo tiempo que se Montessori distingue el proceso de normalización, se observa otro proceso que ella llamó desviaciones. Vio que el proceso de normalización y las desviaciones, se dan todo el tiempo. Es lo que los niños están involucrados.

Si no te gustan la palabra  desviaciones, una opción es pensar en desviaciones como defensas. Todos estamos familiarizados con la idea de estar a la defensiva. Otra opción es pensar en una desviación como un desvío. En italiano como en español la palabra desviaciones se refiere a un desvío en el camino. Las desviaciones o desvíos en el resultado del desarrollo de los bloqueos  en el proceso de desarrollo.

Me gusta pensar que la energía horme, o energía vital, se ejecuta a través de nosotros como un río de aguas cristalinas. Si la energía se ejecuta sin problemas, sin barreras y se mantiene dentro de sus riberas, vemos la normalización. Si este río, esta fuerza, se reprime y no deja fluir su cauce normal,  buscará otras maneras de moverse.

La energía horme puede ser atrofiada por un tiempo debido a una pasividad artificial.  Aunque de vez en cuando pudiera existir un estallido de energía, la emoción que viene con esa explosión pudiera causar turbulencia en la vida de la persona.  Si la energía no manifiesta y se mantiene en sí misma la fuerza vital no podrá expresarse de modo apropiado en las diversas situaciones cotidianas.

Por otro lado, si los bancos del río no están bien definidos, el agua puede abarcar demasiado sobre el campo. Así es, la energía horme sin límites puede extenderse demasiado delgada y más grande también un área de la vida. Si el niño tiene orden insuficiente o faltan límites en su vida, entonces no hay fuerza vital suficiente para llevar a cabo gran cosa. El horme se disipa.

El Proceso de Desviaciones

Este proceso no es un gran drama. Es el drama de la vida cotidiatna.  Cuando el horme no puede ir en el ciclo normal de tres pasos para la construcción de una persona, entonces se mueve en esos otros ciclos que llamamos desviaciones o desvíos. El niño se siente amenazado y reacciona para salvarse. Ella (la horme) tiene que defenderse.

Una desviación es una defensa creada cuando el desarrollo no puede proceder de una manera normal. Todos los niños tienen algunas desviaciones. Si no se enderezan, empeoran con el tiempo. La Dra. Montessori dice que los defectos en los adultos remontan a una falta de desarrollo en alguno de los primeros años de vida.

Hay muchos tipos de desviaciones

Dr. Montessori ha categorizado desviaciones de varias maneras. Es interesante ver cómo ella reafirma su presencia mientras que les da títulos diferentes. No es la superposición entre las distintas categorías. Sin embargo, el orden en que los coloca,  da mucho qué pensar.

  1. Las desviaciones promovidas por adultos.-  En el momento en que un niño tiene tres años, las desviaciones son tan comunes que muchas de ellas son fomentadas por los adultos y se piensa que es normal para los niños. Por ejemplo: algunos adultos encuentran en estas características, estados deseables de ser: el exceso de apego afectivo a las personas, la sumisión, el juego, la pereza, comer en exceso, y la inestabilidad de la atención.    Por ahora la energía psíquica se separa de los movimientos del niño por falta de actividades útiles en el ambiente. Este tipo de adulto a menudo abandona al niño con sus juguetes, la televisión, o el ordenador. Es cierto que los juguetes estimulan la actividad, pero por lo general es como un flash y una vez utilizó el juguete ya no puede dar la misma atracción.

La inmadurez del niño en el mundo real y el exceso de energía psíquica sin usar se combinan para formar un mundo irreal donde el niño puede aliviar su aburrimiento e incomodidad. Se vuelve como el adulto, que no está contento a menos que esté siendo constantemente entretenido. Es muy fácil fomentar esta desviación con el montón de juguetes, con esto se le niega su papel como trabajador en la familia.

Para algunos niños la manera de sentirse seguro es quedarse con un adulto o un niño mayor. Es una forma de suplantar su impulso hacia la independencia, entonces se ve frustrado. Es como si no pudiera reconocerse como ser aparte de los otros, incluso después de la edad en la que debería. Esto también es una desviación fácil de fomentar cuando el afecto que se da es una cárcel en la que se evita el contacto con la  vida del otro.

  1. Desviaciones no promovidas por adultos

Es probable que algunas desviaciones no sean fomentadas deliberadamente. Es probable que sean corregidas. Desorden,  desobediencia y peleas son tan comunes como para que parezcan algo normal. El niño perezoso o el niño inhibido que exteriormente parecen hacer poco están construyendo una pared interior muy gruesa de defensa, para protegerse del mundo exterior. Todos somos conscientes de los adultos que tienen reacciones negativas frente a estos comportamientos.

Las desviaciones como fugas

En El secreto de la Infancia se habla de desviaciones como  las fugas y las barreras. Una fuga es  un refugio a tomar, a menudo, ocultándose como un sere real pero con  energías ocultas detrás de una máscara. Estos son los niños que nunca están quietos, pero sus movimientos se dan sin un fin o propósito. Comienzan una acción, la dejan sin terminar y se apresuran a la siguiente. Ellos gustan los juguetes sólo para tirarlos.  Están condicionados por la necesidad de ser entretenidos.

Las desviaciones como barreras

Una barrera es una inhibición que es suficientemente fuerte para evitar que el niño pueda responder a su entorno. Se manifiesta como la desobediencia o la obstinación. Los profesores pueden sospechar la inteligencia del niño porque esta desviación se mantiene alejada de las cosas que promueven el crecimiento.

Las barreras más comunes que producen desviaciones son las siguientes:  dependencia, posesividad,  ansias de poder, complejo de inferioridad,  miedo,  mentira y enfermedades psicosomáticas.

Las desviaciones se muestran tanto por niños fuertes como por aquellos débiles

En La Mente Absorbente ella habla de desviaciones mostradas por los fuertes, es decir, aquellos que se resisten y superar los obstáculos que encuentran, y las desviaciones mostradas por los débiles, es decir, aquellos que sucumben a las condiciones desfavorables.

El fuerte

Los fuertes son caprichos, con tendencias a la violencia, arrebatos de ira y de insubordinación y  agresión. También son desobedientes y “destructivos”, posesivos,  e incapaces de concentrarse. Tienen dificultad en la coordinación de sus manos. Por lo general son ruidosos, crueles, codiciosos en la mesa, con mucha frecuencia.

El débil

Los defectos de los débiles son la pasividad, la indolencia, el llanto, tratan de conseguir que los demás hagan las cosas por ellos,  pretenden ser entretenidos y se aburre fácilmente. Encuentran el mundo aterrador y se aferran a los adultos.  Suelen poder negarse a comer, tener pesadillas, miedo a la oscuridad, y tener enfermedades psicosomáticas.

El papel del adulto

Observación.-  Somos conscientes de que en los primeros años habrá muchas expresiones espontáneas de normalidad incluso cuando el ambiente es muy malo o muy grandes los obstáculos. La energía vital vuelve a la superficie una y otra vez. El niño debe luchar continuamente solo porque nadie reconoce y ayuda a su apuesta por la vida. El niño puede llegar a verse  envuelto en sus desviaciones.

Dejar a un lado el orgullo y la ira.-  El niño necesita ayuda, más que una atención sólo física. Necesita al adulto que conoce la humildad más que orgullo, paciencia en vez de enojo. Sin embargo, los defectos comunes del adulto son el orgullo y la ira. El adulto es fácilmente impaciente cuando está con un niño. No entiende todo lo que la vida  necesita para crecer. Él quiere que el niño haga en un clic. No reconoce la bondad, por lo tanto no puede darle confianza al niño.

El educador tiene que deshacerse de su ira.  A partir de ese momento, podrá poner  las necesidades del niño en primer lugar. Él tiene que:

  1.  conocerse a sí mismo
  2. educarse a sí mismo en su obra
  3. dar la ayuda apropiada

Todas estas alteraciones  se dan por una sola causa: que sea alimento suficiente para la vida de la mente. (Mente Absorbente en Cleo Press edition).

Dar adecuadamente ayuda al niño tiene dos vertientes:

–          Interrumpir el ciclo se desvió cada vez que aparezca, ya que no ayuda al desarrollo.

–          Ofrecer actividades interesantes que agoten la energía psíquica de una manera productiva.

Ni la bondad ni la gravedad ayudan. Es el retorno al ciclo de trabajo normal el que crea una  auto-sanación.

La aparición de la normalización es explosiva.  Por lo tanto, debe ser protegida. Sucede en un instante. En ese momento las desviaciones se han ido, desvanecido. El niño es como es. Esa es la primera tarea de observación del adulto. Aprender a ver, proteger y guiar a esos momentos. NUNCA interrumpirlos mientras que la concentración dura.

Estos eventos son provocados por la normalización de una situación determinada. Se ha encontrado una reacción característica de los niños en todo el mundo. Un retorno a una vida de normalidad comienza con un solo evento. Así como hace mucho tiempo el mecanismo de defensa comenzó con una incidencia y luego pasó a convertirse en una respuesta fija.

En el lapso de 3 a 6 años de edad, no estamos hablando tanto de un cambio de personalidad. A esta tierna edad, la personalidad se encuentra todavía en la etapa suave y formativa. Durante estos años se debe organizar el desarrollo embrionario de muchas partes que se desarrollaron por separado. El nuevo niño es realmente en sí, una verdadera personalidad, si se le permite desarrollarse con normalidad.

Ahora podemos comenzar nuestro trabajo. En estos momentos se hacen más frecuentes y más duraderos  los períodos de concentración, el niño puede dejar de usar sus viejas defensas. No es por la razón, ni por amenaza, ni la mendicidad que los realiza. No los necesita más, porque tiene menos quereprimir ahora.

¿Por qué es aparentemente más fácil para algunos niños que para otros? Al parecer, algunos han tenido que reprimir menos. Algunos han aprendido a aceptar límites razonables a su comportamiento. Ellos tienen un cierto control sobre sus impulsos.

Pero en todos los niños, y en nosotros, la fuerza de la vida está ahí para ser encontrada y utilizada de manera productiva.